LA ORBITA GEOESTACIONARIA
external image moz-screenshot.jpg

geo.gif

LEYES DE NWTONexternal image astro5.gif

Órbita Sincrónica Geoestacionaria no es el término apropiado porque geoestacionarios son los satélites y no la órbita o vía espacial de estos, pero la Organización de las Naciones Unidas y los países ecuatoriales especialmente han generalizado el término “Órbita Sincrónica Geoestacionaria” a la vía de los satélites sincrónicos, de acuerdo con el Dr. Freddy Villao Quezada “la órbita geoestacionaria puede definirse como una órbita terrestre circular en el plano del ecuador, a una altura nominal de 35.786,557 Km.; sin embargo la mayoría de los tratadistas asumen una distancia vertical aproximada de 36.000 Km., desde la superficie de la tierra.”[[#_ftn2|[2]]], así mismo el Dr. José Gregorio Portilla dice que: “Una órbita geoestacionaria es una órbita sincrónica con la rotación de la tierra, a 35.900 km por encima del ecuador terrestre. A esa distancia los objetos orbitan alrededor de la tierra en 24 horas, por lo que parecen estar fijos en un punto.”[[#_ftn3|[3]]], otra definición surgió como resultado de la reunión llevada a cabo por los países ecuatoriales esta definición quedo plasmada en la denominada Declaración de Bogotá: “órbita geoestacionaria es una órbita circular en el plano ecuatorial en la cual el periodo de revolución sideral del satélite es igual al periodo de rotación sideral de la tierra y en la dirección de movimiento del satélite está en la dirección de rotación de la tierra cuando un satélite describe esta orbita en particular se dice que el satélite es geoestacionario tal satélite aparece estacionario en el cielo cuando es visto desde la tierra”[[#_ftn4|[4]]]

La Órbita Sincrónica Geoestacionaria proyecta su órbita en base a tres constantes físicas:
Ø Su ubicación respecto de la tierra es ecuatorial;
Ø El periodo de rotación de un satélite en esta órbita es de 23 horas 56 minutos y 4.091 segundos;
Ø La altura orbital de la órbita con relación al ecuador terrestre y el centro de la tierra es de 42.164,175 km., y desde la superficie de la tierra es de 35.786,557 km.
Los factores naturales que actúan en la Órbita Sincrónica Geoestacionaria son:
Ø La fuerza de gravedad de la tierra y la fuerza de atracción del sol y de la luna, ejercen una fuerza en el satélite que permite que se mantenga inmóvil por el equilibrio de fuerzas;
Ø El achatamiento de la tierra permite que se aumente el radio de la órbita geoestacionaria;
Esta órbita es más bien un anillo, faja o cinturón tridimensional con un ancho de 150 km., aproximadamente en sentido norte sur y con un espesor de 30 km.[[#_ftn5|[5]]], Ernesto Rodríguez Medina al respecto manifiesta que: “se trata de un anillo promedio de 42.165 kilómetros, con una altitud/espesor (Este-Oeste) igual a 74 kilómetros y un grueso/ancho (Norte-Sur) igual a 42 kilómetros” [[#_ftn6|[6]]].
Un satélite sincrónico geoestacionario tiene un periodo de rotación igual al de la Tierra, para el cálculo del periodo de rotación se considera el día sidéreo, que es el tiempo de rotación de la Tierra medido con respecto a una estrella lejana y que difiere del día solar o medido con respecto al sol.
La duración de este día sidéreo es de 23 horas, 56 minutos, 4.1 segundos.
Todos estos parámetros se han resumido en la siguiente tabla: Técnicamente Ór

PARÁMETROS DE LA ÓRBITA GEOESTACIONARIA
Radio medio de la Tierra
6370 km.
Periodo de rotación (Tierra y satélite)
23h 56min 4.1seg
Radio de la órbita geoestacionaria
42173 km
Altura del satélite sobre la Tierra
35803 km
Velocidad del satélite
3.075 km/seg.

El aprovechamiento de esta órbita para fines de comunicaciones, fue propuesto en 1945 por el científico Ingles Arthur C. Clarke y utilizado por primera vez en el año 1963 por la nave "Sincom" de la NASA, siendo el "Early Bird" también llamado "INTELSAT I" el primer satélite comercial (1965).
Como ya se ha manifestado en líneas anteriores la Órbita Sincrónica Geoestacionaria sirve para colocar satélites artificiales, ahora bien el uso más frecuente de estos satélites es en el campo de las telecomunicaciones, pero con el desarrollo tecnológico se puede usar dichos satélites para otros usos como: teledetección, información geográfica, alimentación, prevención y detección de desastres naturales, tornados, tifones, huracanes, tsunamis, erupciones volcánicas, los utilizados en el campo de la astronomía, captación y transmisión de energía solar, etc., siendo un amplio campo de opciones de uso.

Las comunicaciones utilizadas tanto para uso de comunicaciones móviles, recepción de señal de radio y televisión, sumado al costo beneficio para los usuarios a hecho se intensifique su consumo, actualmente estos servicios se transmiten tanto por medios terrestres y por medios espaciales siendo este último el que más interesa, es claro que siempre la transmisión de señales por medio de satélites espaciales sube ostensiblemente su valor, por lo que una combinación de transmisión espacial y terrestre será el sistema de menor costo para los usuarios del servicio.
Las posiciones espaciales asignadas por la Unión Internacional de Telecomunicaciones a satélites que se encuentran en curso a su posición orbital final o que se encuentran operando en la posición orbital final es decir satélites activos y satélites que se encuentran en la posición orbital pero que se encuentran inactivos, estas posiciones van con una variación de más menos 0.1° de longitud, en la órbita se calcula que existen 1800 posiciones , de 0.2° de ancho cada uno, lo que daría un margen bastante seguro para evitar el choque o interferencia entre satélites pero el que existan satélites inactivos a la deriva hace que el peligro de colisión entre satélites activos e inactivos que se encuentran a la deriva sean altos de acuerdo con un estudio realizado en 1980, es difícil saber el número exacto de satélites puestos en órbita así como también cuál de ellos se encuentran activos e inactivos puesto que la información sobre los elementos orbitales de algunos objetos no es pública, así como también por su tamaño inferior a un metro, no se lo puede detectar, ni catalogar de manera ordinaria, sobre el tema del peligro de las colisiones entre satélites existe un Informe de Secretaria realizado por la Comisión Sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos (COPUOS), en el que respecto de la eliminación de los satélites geoestacionarios inactivos manifiesta que: “Las Normas de la UIT y las recomendaciones del IADC[[#_ftn7|[7]]] se han elaborado muy recientemente y no tiene carácter obligatorio. Por lo tanto es muy difícil evaluar su aplicación internacional. La mayoría de operadores de satélites están consientes de la gravedad de la situación cerca de la GSO[[#_ftn8|[8]]] y han reconocido que sería sabio adoptar algunas medidas de mitigación. Sin embargo debido a problemas técnicos y de administración, en muchos casos ni siquiera se cumplen las directrices auto impuestas”[[#_ftn9|[9]]], es decir que para que se logre alcanzar o bajar los niveles de peligro de colisión entre satélites es necesario alcanzar un amplio consenso internacional sobre las directrices y que también se realice una vigilancia sistemática de todos los satélites.

Los satélites geosincrónicos deben compartir un espacio y espectro de frecuencia limitados, dentro de un arco especifico en una órbita geoestacionaria. A cada satélite de comunicación se asigna una longitud en el arco geoestacionario, aproximadamente a 36000 km, arriba del ecuador. La posición en la ranura depende de la banda de frecuencia de comunicación utilizada. Los satélites trabajando, en o casi la misma frecuencia, deben estar lo suficientemente separados en el espacio para evitar interferir uno con otro, generalmente se requieren 3 a 6 grados de separación espacial.
Ciertas posiciones en la Órbita Sincrónica Geosincrónica tienen más demanda que otras, por ejemplo, la posición Atlántico medio que es usada para interconectar Estados Unidos y Europa es de alta demanda, así como también la posición de Pacifico medio.



[[#_ftnref1|[1]]] Reglamento de Radiocomunicaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT)
[[#_ftnref2|[2]]] VILLAO, Quezada Freddy, SOBERANIA DEL ECUADOR EN LA ORBITA GEOESTACIONARIA, Universidad de Guayaquil, Instituto de Diplomacia y Ciencia Internacionales, Guayaquil Ecuador. Pag. 1
[[#_ftnref3|[3]]] Documento de la Reunión de Tratamiento de la órbita Geoestacionaria de la Comisión Colombiana del Espacio-CCE del 17 de noviembre de 2006
[[#_ftnref4|[4]]] Declaración de Bogotá 1978
[[#_ftnref5|[5]]] TERAN, Cevallos Mauro Obra citada. Pág. 178
[[#_ftnref6|[6]]]RODRIGUEZ, Medina, Ernesto, NUESTRO DERECHOAL ESPACIO, LA ÓRBITA GEOESTACIONARIA: ¿UNA FRUSTRADA REGULACIÓN?
[[#_ftnref7|[7]]] Comité Interinstitucional en Materia de Desechos Espaciales, recomendaciones relativas a la eliminación de satélites geosincrónicos al término de su vida útil
[[#_ftnref8|[8]]] GSO: Geoestacionary Sinconic Orbit
[[#_ftnref9|[9]]] ONU, ASAMBLEA GENERAL, COPUOS, Eliminación de Satélites en Órbita Geosincrónica, A/AC.105/734, 17 de diciembre de 1999